“Make the most of it”

Si hay una sensación que me llamó la atención durante mis primeros años en Inglaterra, es, sin duda, la energía que se genera diariamente y la voluntad de aprovechar al máximo cada minuto. “Aprovechar al máximo” es una de las principales razones por las que amo vivir en Inglaterra.

Un país rico en historia

Siendo español y sobre todo después de haber vivido varios años en Madrid, siempre me sentí frustrado a visitar países que no tienen pasado o historias fascinantes que contar. Después de vivir varios años en Nueva Zelanda, también entendí la importancia de tener una historia a la que hacer referencia, y apreciar aún más a vivir en un país con un pasado rico.

La familia real

También es muy divertido vivir en un país que tiene una reina cuando ya has vivido un país donde la revolución es el símbolo de los derechos y no es realmente apreciada la monarquía (hice una práctica en Francia).

Las tradiciones inglesas

Me encanta el sentido que tienen las tradiciones inglesas. Se pueden celebrar todos los días, pero se vuelve realmente excepcional durante la Navidad y las vacaciones. Mi tradición favorita, sin duda, es el té por la tarde, elegante y codicioso, o el tradicional asado del domingo, ideal para pasarlo bien en el pub.

La belleza del país

No hay nada más tranquilizante que pasar un día en Cambridge, Oxford, Brighton o un fin de semana en los baños naturales del sur para darse cuenta que Inglaterra es hermosa. El tiempo no siempre es clemente, pero como se ha dicho al principio, esto no impide el “make the most of it” y aun así disfrutar más de lo que el país tiene para ofrecer. De hecho es el contrario, los colores se hacen más intensos y pintorescos cuando el cielo se pone de gris oscuro.

Los pubs

¿Quién sabía que iba a poner en la lista los pubs como buenas razones para vivir en Inglaterra? Sin embargo, si en verdad hay algo que he aprendido a amar y extrañar mucho, es este ambiente de pub muy agradable. Lejos de la imagen del antiguo pub, me gusta mucho ir a mi “local” en la noche después del trabajo para tomar una copa, cenar en un buen pub gastronómico o beber Pimm en la terraza en verano.

El optimismo

No sé si está relacionado con el hecho de que se quejan mucho en España o que los ingleses tienden a expresar menos sus sentimientos, pero el optimismo se siente cada día, y es muy agradable, especialmente después de algunos años en París.